Apificación, la gran apuesta de los proyectos del futuro.

 

Las APIS, presentes en el ámbito de la informática desde casi sus orígenes, está ahora más en alza que nunca. La Apificación es un modelo de negocio en plena expansión se que basa en un interfaz que permite que un módulo de un software se comunique o interactúe con otro. Pero, ¿cómo están utilizando las empresas esta innovadora tecnología?

La diversidad de sectores de las APIs

El panorama tecnológico actual no podría entenderse sin el desarrollo de las APIs. Además, esta tendencia está presente en las grandes multinacionales, pero también en empresas pequeñas, a las que dotan de oportunidades como externalizar su equipo de desarrolladores o generar una nueva fuente de ingresos.

De la misma forma, la Apificación no solo es propia de un sector concreto, sino que más bien actúa como una tecnología transversal de ámbitos de gran diversidad. Por ejemplo, la irrupción de empresas Fintech –esto es, empresas que se valen de la tecnología para ofrecer servicios financieros- ha hecho que el sistema bancario vea la necesidad de renovarse y desarrollar APIs para prestar sus servicios de una forma más competitiva.

Pero, además del mercado financiero, las APIs también contribuyen a impulsar otros sectores como el de los seguros, el de las redes sociales y hasta el de los medios de comunicación de masas.

Proyectos que apuestan por la Apificación

Para comprender el potencial de la Apificación, no hay mejor fórmula que repasar algunos ejemplos prácticos. Es decir, mostrar cómo empresas de distintos sectores están utilizando las APIs para mejorar sus servicios, incrementar sus ganancias, desarrollar sus productos y, en definitiva, avanzar en la transformación digital. Estos son algunos de los más destacados:

1. El pago con ‘selfies’ de Mastercard

La constante evolución tecnológica ha cambiado por completo nuestra forma de adquirir bienes y servicios, desde la fase de consulta hasta el propio pago de los bienes. En este sentido, empresas de la talla de Google, Facebook y Amazon están usando APIs de pagos móviles para mejorar este servicio de cara al usuario.

Mastercard ha ido un paso más allá y se ha aprovechado de esta tecnología para implementar una nueva forma de pago a través de ‘selfies’. Esto quiere decir que, en vez de ingresar una contraseña, el usuario puede pagar un artículo autenticándose a través de reconocimiento facial. Y, de esta manera, se refuerza la protección de la identidad digital del comprador.

2. La Smart Home de Samsung

Los hogares inteligentes ya son una realidad. Hoy en día, es posible controlar las distintas funcionalidades de una casa desde el propio smartphone. Un ejemplo de ello es la Smart Home de Samsung, que posibilita al usuario manejar los electrodomésticos y dispositivos del hogar a través del móvil.

Desde el televisor hasta la lavadora, todo puede estar interconectado. Y esto es algo que posibilita precisamente una API que opera a través de la nube.

3. HealthKit de Apple

El gigante tecnológico Apple también está presente en el mercado de las APIs. Uno de los servicios más populares que ha desarrollado es HealthKit, un conjunto de APIs que permite a los desarrolladores añadir y leer datos de forma centralizada. De esta manera es posible recabar datos con la aprobación de los usuarios, algo muy útil en sectores como el asegurador o para dispositivos como el Apple Watch.

4. Los coches inteligentes

El mundo de la automoción está avanzado a pasos agigantados. La tecnología ha permitido la fabricación de coches híbridos e, incluso, de vehículos autónomos –es decir, que no precisan conductor-.

Pero, además, se está apostando mucho por configurar automóviles interconectados con los que el usuario pueda interactuar y satisfacer sus necesidades. Existen proyectos muy interesantes a este respecto, como la plataforma Dash Chassis API, que proporciona acceso al consumo de combustible y datos de gastos y eficiencia. De esta forma, el conductor dispone de una información detallada en tiempo real.

5. El periodismo ciudadano de Reuters

Los medios de comunicación son un servicio social que también se adapta al cambiante ecosistema digital. La reputada agencia de noticias Reuters aunó la tecnología con el poder de los propios ciudadanos para contar historias. ¿Cómo? Utilizando una API de Twitter para recopilar el contenido posteado por asistentes a eventos como el World Economic Forum.

Dicho de otra forma, construyó un muro en el que se agregaron los tuits y el contenido multimedia –fotos y vídeos- de los usuarios para cubrir un acontecimiento de una forma precisa y completa.

6. Los chatbots de Telegram y Line

Numerosas organizaciones están integrando chatbots en sus páginas web corporativas con el objetivo de mejorar su servicio de atención al cliente. Esto es lo que están haciendo empresas de servicios de mensajería como Telegram y Line, que han abierto su propia API para acoger a los chatbots.

7. Las cámaras digitales de Sony

Poco tienen que ver las cámaras actuales con las de antaño. Y es que actualmente no responden solo a la opción de tomar fotografías, sino que son dispositivos con multitud de posibilidades para el usuario.

Merece la pena resaltar el proyecto de Sony, que ha implantado la API ‘Camera Remote’ en sus cámaras para permitir el acceso inalámbrico a ellas. De esta forma, es posible gestionar varias cámaras desde otro dispositivo y controlar aplicaciones como el visor remoto, el zoom o el temporizador, entre muchas otras.

Una apuesta de futuro

No es casualidad que empresas de tamaños y sectores tan dispares confluyan en el uso de APIs. Internet ha derribado las barreras geográficas, conectando así a compañías y personas de todo el planeta. Y este mundo globalizado e interconectado precisa de herramientas como las APIs para agilizar la cooperación entre softwares y, en definitiva, para darle un impulso más a la innovación digital.  

Añadir nuevo comentario