Managed Services

Hoy en día los departamentos de TI se han convertido en departamentos de servicios para su negocio. Acompáñese de una empresa de alta especialización para garantizar sus niveles de servicio.

En la actualidad la transformación de las aplicaciones en servicios de negocio es una realidad totalmente implantada en las organizaciones. Desde la gestión de personal o proveedores, hasta la gestión de portales son utilizados como servicios por la organización para llevar a cabo la consecución de objetivos, y donde los departamentos de IT han pasado a ser proveedores internos cuyo acuerdo con negocio está basado en niveles de servicio.

La optimización de estos servicios permite una disminución de costes y un incremento del valor que dichos servicios aportan a la compañía. Acompañarse por empresas especializadas en la gestión de aplicaciones y plataformas como servicio es cada vez más importante y aporta un valor diferencial.

Desde VASS ofrecemos la gestión de aplicaciones tanto de forma independiente como unificada con la gestión de infraestructura, de seguridad, gestión de monitorización, etc. con un alto grado de especialización y con un enfoque de continua adaptación.

ALTO GRADO DE ESPECIALIZACIÓN

La especialización de VASS para la gestión de aplicaciones abarca un amplio abanico de tecnologías y un alto grado de especialización en ellas: gestores de contenidos (Oracle, IBM, Vignette, Liferay), gestores documentales (Documentum, Livelink, InvesDOC), CRM (Siebel, MS Dynamics), Soluciones SOA y BPM (Tibco, Oracle OSB), gestores de contenidos y portales (Oracle, IBM, Vignette Portal, BEA Portal, IBM Portal), aplicaciones de negocio basadas en J2EE, .NET u otras. Optimizando la gestión de las aplicaciones conseguimos una mejora de la gestión del negocio, basándonos siempre en las recomendaciones ITIL para nuestra gestión de procesos.

CONTINUA ADAPTACIÓN

De la misma forma que el desarrollo de las aplicaciones se adapta a las nuevas necesidades que surgen a diario en las empresas, es necesario adaptar la gestión de las mismas para una adaptación total de las aplicaciones a dichas necesidades. Mediante el análisis, estudios de capacidad, seguimiento, control y continuidad de las aplicaciones, éstas se adaptan a los requerimientos del negocio de forma continua y recurrente.