La encrucijada de las administraciones públicas no es baladí, por un lado, deben dar servicio a los ciudadanos de todas las edades y condiciones, y por otro lado, una gran mayoría de la ciudadanos viven plenamente integrados en la Sociedad de la Información. Cada vez más, los ciudadanos buscan ser tratados como clientes, los gigantes digitales les han acostumbrado a nuevos modelos de consumo y esperan ser tratados de modo análogo, dado que la relación administración ciudadano no es algo que ellos puedan elegir, ¿por qué no intentarlo?

La cesión de las competencias y la división de funciones impacta directamente en la diversificación de la información y la conectividad entre consejerías, gobiernos autonómicos, locales y centrales es no sólo necesaria sino fuente inagotable de riqueza que deberá explotarse en los próximos años.

No menos importante es el relevo generacional de la Administración Pública, cada vez más mermada, y la necesidad de atraer nuevo talento, o de profesionalizar la dirección pública.

Un escenario donde el cambio es una excelente oportunidad de mirar al futuro.

 

Retos de la AAPP

El reto de la AAPP se asemeja bastante al reto de cualquier gran empresa para este siglo XXI: convertir la Administración en una Administración Digital. Y para llevar a cabo dicha transformación es necesario identificar el epicentro de dicho cambio, las personas, y alrededor de él construir.

Para poder convertir en una Administración Digital, hay que promover la innovación en la prestación de servicios, mejorando los procedimientos electrónicos. Para ello es inevitable gestionar de forma corporativa e inteligente el conocimiento, la información y los datos para poder compartir servicios comunes y posibilitar el intercambio de dicha información entre las administraciones.

Con todo ello será posible conseguir una Administración moderna, ágil y eficiente. ¿Cómo? transformando la organización para un uso adecuado de los recursos, y acercando la administración al ciudadano, para ello debemos impulsar las iniciativas que incrementen la eficiencia y simplificar procedimientos y servicios.

Uno de los grandes logros de esta nueva Administración es la posibilidad de incorporar paulatinamente a la sociedad en las decisiones fomentando la participación ciudadana, ampliando la colaboración de otros actores en el desarrollo de servicios públicos y reforzando la transparencia de los procesos administrativos.

El empleo público debe ajustarse a los nuevos retos que tanto a nivel organizativo como de agenda digital demanda la Organización, para lo cual es relevante contar con herramientas estratégicas asociadas a la dirección de RRHH, modernizar el acceso al empleo público, flexibilizar la movilidad del empleado público y fomentar la innovación y cultura enfocada al rendimiento.

Propuesta de Valor VASS

En VASS queremos contribuir a que la Administración pueda cumplir con los retos a los que se enfrenta desde nuestra propia experiencia y la de nuestros clientes.

Los modelos de relación multicanal, multi dispositivo y multi contexto se encuentran ya muy maduros, y conforman el modelo de relación único de las grandes compañías. Las estrategias de comunicación proactivas basadas en comportamientos “lookalike”, entre otros, son fácilmente extrapolables a la Administración y van a permitir generar un vínculo de relación Administración-ciudadano mucho más enriquecedor.

Así mismo, en VASS hemos acompañado a las mayores empresas de nuestro país en la mejora de la eficiencia de sus procesos, automatizando las labores de menos valor añadido para los empleados, y modificando los procesos para adaptarnos a los nuevos cambios en la comunicación y el modo de hacer negocios entre las empresas y los clientes haciendo uso de nuevas herramientas “low code” que agilizan el modo de trabajar y minimizan las horas de desarrollo. Esta experiencia extrapolada al mundo de la Administración, creemos que puede redundar en una mejora del funcionamiento de los servicios que acerque la Administración a la excelencia operativa.

La generación de nuevos modelos de negocio en los últimos años ha sido posible gracias al tratamiento de datos desde diferentes ópticas, tal ha sido su impacto que en banca han aparecido regulaciones, de obligado cumplimiento, al respecto de la apertura de datos (PSD2). Incorporar un modelo de APIs a las Administraciones garantizará interoperabilidad y dará alas a los algoritmos de inteligencia artificial, para ellos, el acceso al dato es como el oxígeno de los seres vivos.

En esta década, la capacitación de los empleados es más necesaria que nunca, en VASS le ayudamos en la formación de nuevas habilidades diseñando su plan formativo, con plataformas de aprendizaje, basadas, entre otras cosas, en modelos basados en aprendizaje fácil, incorporando mecánicas de juego a contextos profesionales, o gestionando el talento con herramientas de recursos humanos.

Compartir