Horizonte 2030. Abróchense los cinturones. Despegamos

¿Cómo serán las empresas del futuro? ¿Qué tecnología utilizarán? ¿Convivirán humanos y robots en armonía? ¿Sufriremos las consecuencias de un uso descontrolado de la IA, la Realidad Aumentada o el IoT? o ¿Será todo, una especie de “efecto óptico”; un delirio marketiniano para generar expectativas y poco más?

No podemos tener la absoluta certeza, pero tras 20 años de experiencia y muchos indicios, todo apunta a que el escenario sobre el que actuamos hoy habrá cambiado por completo en una década.

Hemos visualizado cómo será ese escenario, cómo serán las organizaciones y cómo seremos nosotros en nuestro papel de consumidores, empleados y ciudadanos. Lo hemos hecho desde una perspectiva amplia, comprendiendo el aspiracional futuro de las compañías y lo hemos ordenado en 5 aspiraciones que ayudarán a transformar el negocio de nuestros clientes.

Así que, te invito a que viajes con nosotros a través de las cinco aspiraciones que hemos diseñado.

  • Customer anywhere: El cliente estará, no sólo en el epicentro del sistema, sino que será actor y director; protagonista y secundario de lujo. Será más proactivo aún, más exigente y mucho, más fiel a las experiencias que perciba. Accederá a los servicios con independencia del canal que use, sin importar geografías, ni horarios; la empresa propondrá y el cliente dispondrá. Y lo hará en base a aspectos relacionados con otras cuestiones más allá del servicio que, dicho sea de paso, presuponemos que será excelente y homogéneo, en cualquier momento o a través de cualquier canal. Decidirá conforme a la empatía, a la personalización y a lo fácil que le resulte el trato. Sí. Resulta curioso que, cuanta más tecnología haya de por medio, más impactarán las emociones en la interacción entre las marcas y los consumidores.

 

  • Context & Cognitive: La oferta será hiper personalizada. Y, para conseguirlo asistiremos a la contextualización de la información, cruzando los datos disponibles con otros de naturaleza y fuentes diferentes. Datos adicionales que enriquecerán el perfil del cliente y aportarán un mayor conocimiento. Aplicando la Inteligencia Artificial a los procesos relacionados con el cliente y a todo lo que tenga que ver con el backoffice, curiosamente, se minimizará la cantidad de datos requeridos y se ampliará el conocimiento obtenido. Es decir, una especie de versión actualizada del más por menos. Más conocimiento, con menos información, que permitirá mejorar la captación, pero, sobre todo, la fidelización de los clientes.

 

  • Datamorphosys: Para poder aterrizar estas dos primeras aspiraciones estaremos en manos de la información. O sea que, las empresas y los consumidores, cada uno en su papel, serán, o mejor dicho seremos, “data dependientes”. Será esta la adicción de la próxima década. Datos que se transformen en información en tiempo real. Información que se transformará en conocimiento para tomar decisiones de negocio. Aquel que gestione el dato, transformándolo en conocimiento, para la toma de decisiones a la mayor velocidad posible y aportando valor, liderará el futuro.

 

  • Elastic Enterprise: Las empresas del futuro se adaptarán de manera natural a los cambios. Serán organizaciones flexibles y transparentes, que moldearán su funcionamiento, su infraestructura, sus servicios…, conforme crezca o se contraiga el negocio. De esta forma, optimizaremos los procesos de las compañías a través de la automatización o reingeniería de procesos, para que junto a los diferentes tipos de cloudprivate, hybrid o public– con los que podremos operar y que ya proponen IaaS, PaaS, SaaS, les permitan crecer o decrecer con la “cintura” necesaria.

 

  • Outstanding People: Contar con el mejor talento, seguirá siendo determinante y una de las preocupaciones de los CEO actuales y futuros. Para acelerar el proceso es importante que las organizaciones de hoy apuesten por ecosistemas y entornos que atraigan al talento excelente; que lo desarrolle, lo haga crecer y lo fidelice. Será necesario optimizar los procesos y la tecnología para ofrecer la mejor experiencia al empleado y será necesario también ser capaces de reinventar el talento, para convertir los puestos de bajo valor, en puestos de alto valor para nuestro negocio.

Así es la imagen que proyectan los aspiracionales de las empresas del futuro. Y, conforme a esta propuesta de valor, hemos definido el camino. Una metodología con cuatro etapas para acompañar a los clientes desde la estrategia, pasando por la definición y la implementación, hasta la operación de la tecnología y del negocio.

En VASS lo hemos definido como Metodología e4:

  • Envision: consultoría y planes estratégicos para diseñar el futuro de las empresas.
  • Evolve: involucración del cliente para aterrizar los planes estratégicos en un blueprint de productos efectivo.
  • Enable: tecnología para impulsar el movimiento y los cambios que exijan los planes estratégicos definidos.
  • Excellence: operar procesos y tecnología desde la perspectiva del negocio y del cliente, teniendo siempre como máxima, el mejor servicio y las mayores eficiencias.

En definitiva, iniciamos 2020 sobre la línea imaginaria del famoso horizonte que llevamos persiguiendo años atrás. Nos hemos puesto a trabajar para ayudar a nuestros clientes y a su negocio a liderar el cambio para convertirse en empresas del futuro. Nos hemos propuesto a nosotros mismos hacer las cosas sencillas, divertidas y emocionantes. Y nos hemos propuesto hacerlas contigo.

Gonzalo Trigo

CTO en VASS

Compartir